Casa


curso educacion perro casa rudog zaragoza Desde que el perro llega a casa hay que explicarle qué se espera de él. Debemos conseguir que siga ciertas pautas básicas de convivencia, entrando a formar parte del núcleo familiar de una forma ordenada. Es importante que respeten nuestro espacio personal y aprendan a ser pacientes para conseguir las cosas (a la hora de comer, salir a la calle, baño y cepillado, visitas, juego…).

La educación canina es fundamental para mantener una buena convivencia con tu fiel amigo. Tenemos que ser en todo momento coherentes y conscientes de que es ante todo un perro. No debemos tratarlo como una persona más dentro del núcleo familiar. Hay que comunicarse de una forma adecuada para crear una relación sana con nuestro peludo. Esta relación debe basarse en el respeto y la confianza mutua. “Humanizarlo” es un grave error ya que generamos estrés en el perro y es probable que aparezcan problemas de comportamiento. Vivir con un animal implica sentimiento, por eso es tan complicado mantener un equilibrio emocional. Siempre debemos pensar en el bienestar y las necesidades de nuestro perro y dejar a un lado las nuestras.

Es importante crear desde el principio una buena comunicación y unas pautas básicas de educación en casa. De esta manera, nos resultará más sencillo su educación en la calle. Si un perro no nos obedece en casa que es un entorno reducido y controlado, no esperemos que en la calle si lo haga.

La educación canina es la base para tener un perro equilibrado y disfrutar de su compañía.